martes, 4 de septiembre de 2007

VALLE DEL GENAL ¿PARQUE NATURAL?



















Ante tan expectante cabecera de artículo, quiero dejar muy claro lo siguiente: El Valle del Genal por su importancia ecológica y patrimonial seria digno merecedor de ser amparado bajo la figura de protección de parque natural, (tal y como recoge la Ley de Espacios Protegidos de Andalucía) así lo demuestra estudios comparativos realizados con sus vecinos enclaves protegidos, donde en todos los casos: flora, fauna, etc, atesora mayor riqueza y diversidad.

Entonces, ¿ por que planteo “signos de interrogación” a esa figura de protección ?

Mi escepticismo viene precedido de ocho años como representante de Ecologistas en Acción, en la junta rectora del parque natural Sierra de las Nieves; siendo la experiencia tediosa y frustrante a no poder más. Después de 13 años como espacio natural protegido por el gobierno andaluz, pocos son los logros dignos de mencionar y si muchos los problemas latentes y no voy a ser tan ingenuo pensando que el hipotético parque natural del Valle del Genal será una excepción, siendo en tal caso, el último que se incorporaría a la red de espacios protegidos de Andalucía.

Para la actual administración medioambiental andaluza, los parques naturales son meros instrumentos estadísticos; gusta mucho eso de decir que tenemos tanto espacio protegido, “mas que yo no se cual región”; ademas son un atractivo turístico mal aplicado y nos les importa, por poner un ejemplo, que en sus campañas en el Canal de titularidad pública “Andalucía Turismo” se confunda a la cueva del Gato como paraje de Sierra de las Nieves o al pinsapar de la Cañada del Cuerno como integrante del vecino parque natural de la Sierra de Grazalema; para éllos es mas importante gastar dinero en editar diez mil folletos repletos de errores que buscar soluciones a las plagas del pinsapar o realizar un censo de la aves nocturnas. Esa es la seriedad con que se toma la administración la gestión de sus espacios protegidos; mucho instalar carteles por todos lados, más de propagandear el pinsapar y después, en el caso de Sierra de las Nieves, cuando vienen las nevadas no controlan las avalanchas humanas o cuando llega el verano y ante la campaña de incendios, dejan al pinsapar “vendido” sin control en sus accesos y sin guardería al caer la tarde, hasta la mañana siguiente.

La gestión de un parque natural exige un mínimo de implicación de sus directores en el funcionamiento de usos y normas; la Junta de Andalucía no tiene ni recursos humanos, ni dinero, ni ganas, sobre todo ganas, de aplicar el PORN (Plan de Ordenación de Recursos Naturales) y PRUG (Plan Rector de Uso y Gestión); así lo demuestra que el parque natural de la Sierra de las Nieves después de tanto tiempo, no tenga aun aprobado un Plan de Uso Público, o que los alcaldes se desesperen solicitando un Gerente del Instituto de Fomento de Andalucía que asesore y de forma a los proyectos de aprovechamiento de lo recursos naturales propios, para propiciar, por fin y de una vez, el tan ansiado despegue económico y social de estos pueblos. Preguntadles a los vecinos de Yunquera, Tolox o El Burgo si están contentos con el parque natural, estoy seguro que la misma respuesta oiréis de los de Montejaque o Benaoján, pueblos estos en otro de los parques naturales de la comarca.
Esa falta de recursos económicos y la incapacidad de la administración medioambiental esta conduciendo a una privatización de las infraestructuras básicas en los parques naturales y a un uso ajeno a lo contemplado en la legislación, caso claro es el del cortijo de Quejigales en Sierra de las Nieves, que de refugio público y zona de acampada a pasado a ser alojamiento rural gestionado indirectamente por una empresa ajena a la comarca y no voy a dejar de nombrar algunas de las atrocidades cometidas en este espacio y su área de influencia como el famoso cable de Tarifa, la cantera del Cascajares, el circuito de velocidad de Los Merinos o el bosque de antenas de telefonía en Sierra Hidalga
Por tanto la función de uso público, didáctico y de esparcimiento en los parques naturales es mas que dudosa; esto solo tiene dos lecturas: La especulación comienza con la propia administración pública y la protección de un espacio natural no implica una mayor y mejor calidad de conservación del enclave.

Precisamente y hablando del parque natural de la Sierra de Grazalema, “La joya de la Corona andaluza”, (solo en la zona gaditana del parque) si podemos decir que se ha producido una mejora relativa en la calidad de vida y un aumento de la renta percapita de sus moradores, por supuesto que con ayudas infraestructurales de la administración andaluza, que siempre se ha volcado con la zona gaditana de este parque; pero eso es una excepción dentro de la red de espacios protegidos, tangible en éste parque y en el de Cazorla, Segura y Las Villas; los demás “no pillan na de na”.
Parte de ese progreso económico en el parque de Grazalema se produce igualmente basado en un desordenado crecimiento urbanístico, contrario a todas luces, a la filosofía tantas veces promulgada de “Desarrollo Sostenible”; todo esto ocurre bajo la bendicion y aprobación de la administración; ahí están los ejemplos urbanísticos de ciertos hoteles en Grazalema o el proyectado complejo residencial de Benamahoma, que doblará la actual extensión de este municipio. Si esto ocurre en nuestros vecinos parques naturales, ¿creéis de veras que un Valle del Genal “protegido” como parque natural, se va la librar de especulaciones urbanísticas, de presas o plantas eólicas?

Algunos piensan que la declaración del Valle del Genal como parque natural va ha suponer un acercamiento físico y de gestión a las poblaciones del parque; nada de eso, como pasa en Sierra de las Nieves, el parque se gestionará desde una fría y recóndita habitación del edificio Eurocom, en Málaga y el director-conservador tendrá que repartir sus funciones, tal y como ocurre hoy día, entre otros espacios protegidos como Montes de Málaga, Sierra de las Nieves, Sierra Bermeja y la Reserva Nacional de Caza de la Serranía de Ronda.
La hipotética Junta Rectora del parque natural del Valle del Genal, (representantes de las fuerzas vivas implicadas en el Valle del Genal) no tendrá sede en ningún sitio en concreto, (mucho menos en Ronda que no pertenece al Valle) se reunirá, si acaso, dos o tres veces al año, de forma errante por sus pueblos y los representantes en dicho órgano que solo es “consultivo”, (las decisiones se toman en Málaga) se desesperarán cuando adopten una decisión de forma unánime y la delegación provincial de medio ambiente o la Confederación Hidrográfica del Sur o el MIMAN, adopten y ejecuten la resolución contraria; ejemplos pondría muchos, baste recordar el caso de la perforaciones en el acuífero de la Sierra de las Nieves en la última gran sequía.

Sí problemática es la gestión del parque natural Sierra de las Nieves, donde no hay ninguna población dentro de sus límites, donde el único aprovechamiento de su territorio es el ganadero y donde la mayoría de sus hectáreas son de titularidad pública; que “caos” podría ser la gestión del Valle del Genal, con varios y diversos sectores productivos como la ganadería, la agricultura, la actividad forestal y otros muchos usos del suelo por no citarlos todos; donde vive una población importante, donde existen cantidad de pequeñas y grandes propiedades privadas...

Parece mentira que en una sociedad moderna y democrática como la nuestra, se tenga que pordiosear la mejora de infraestructuras sanitarias, sociales, comunicaciones, etc; por eso entiendo la postura de varios alcaldes de pueblos del Genal que en un acto de sumisión, más propia de sociedades feudales, tengan que poner condicionantes a la declaración de este precioso Valle como parque natural. ¿Para eso queremos el parque natural?. ¡No!. Lo primero que debe hacer la administración es un Plan de Ordenación General del Territorio; redactar un Plan Urbanístico y Arquitectónico para todos los pueblos del Valle que no deteriore mas la trama urbana de estas poblaciones, especial ejemplo tendrían que dar los entes públicos, responsables de algunos mamotretos arquitectónicos visibles en algunos pueblos; dotar al Valle del Genal de todas las infraestructuras básicas de una comarca que pertenece a la Comunidad Económica Europea; tratar a las gentes del Genal como ciudadanos de primera, no como agentes de cambio de sus recursos naturales y cuando todo esto ocurra, que se declare al Valle del Genal como parque natural o con la figura de protección que quieran.

Aun queda mucho camino por recorrer antes de que muchos-as de nuestros-as políticos-as adquieran una verdadera conciencia sobre el valor de la conservación y buen uso de nuestro rico patrimonio natural; la administración debe de creerse seriamente que proteger no es un modismo importado de otras sociedades que ahora se lamentan del catastrófico estado de conservación de su patrimonio natural; no pueden ni deben de especular con las ilusiones, anhelos y sueños de los ciudadanos de este apartado rincón de Andalucía.

Estas son en líneas generales las ideas y sentimientos que me afluyen cada vez que oigo o leo que se declare parque natural el Valle del Genal; por supuesto que respeto las ideas y propuestas de muchos colectivos como las de Ecologistas En Acción o las del Grupo de Trabajo del Valle del Genal, en verdad, pienso igual que éllos, pero el problema es la administración; de todos modos mi mas sincera admiración a estos colectivos, auténticos y altruistas defensores de los mas genuinos valores del Valle del Genal.

Espero con estas humildes líneas, no promover ninguna polémica y sí aportar nuevos datos y otra visión; que sirva ante todo, para crear debate.

2 comentarios:

Daniel Villagrán dijo...

El Genal es un LIC y esto ya lo acerca a la posibilidad de un parque natural. Su inclusión en este catálogo es una cuestión de tiempo y marca que creemos que sólo será una cuestión de tiempo.
Turismo Responsable en Valle del Genal

Rondeño con vocación de serrano dijo...

Efectivamente Daniel, por suerte ya es un LIC y esperemos que muy pronto parque natural.

Este artículo es de hace unos años y formaba parte de una exposición en una jornadas sobre los pro y contras a la declaración del Valle del Genal como espacio protegido.

Llana y sencillamente di punto de vista desde la experiencia como componente de una junta rectora en la Sierra de las Nieves.

Ni te imaginas como se pusieron algunos compañeros de Ecologistas en Acción y de otros colectivos, pero me parecio necesario y útil poner todas las cartas sobre la mesa.

Hoy día te digo que se hace totalmente necesario la declaración urgente del valle como parque, las amenazas son diversas y cualquier herramienta es válida para luchar contra la especulación.

Saludos